APP Mobile

Mobile apps y modelos de negocio: oportunidad creativa, real y compleja

Llevamos años hablando de apps y sufriendo los primeros intentos de ampliar el negocio digital hacia los dispositivos móviles. El paisaje se va despejando y empezamos a tener a nuestro alcance aplicaciones útiles en todos los sentidos, tanto en funcionalidad, como en ergonomía y experiencia de usuario. Aplicaciones con contenidos adecuados al dispositivo y a los tiempos que corren, y no meras adaptaciones de la web al móvil difíciles de manejar a golpe de pulgar: hemos aprendido. La innovación lleva siempre consigo este proceso de aprendizaje y adopción.

Según el estudio realizado por Google y Kantar TNS sobre 625.000 personas de todo el mundo, en España en la actualidad, el 81% de la población utiliza Smartphone, frente al 41% que lo hacía cinco años atrás. A nivel mundial, un tercio de usuarios accede con más frecuencia a internet a través del móvil que del ordenador, en España el 75%. Tenemos el poder de la conectividad en nuestras manos a un precio aceptable y con una capacidad inimaginable, año tras año.

Este binomio tecnológico alcanza su esplendor creativo con la asociación de modelos de negocio que lo completan y transforman en una oportunidad real, eso sí, al alcance de aquellos que no solo tengan habilidades técnicas, sino un buen presupuesto de marketing para llegar al usuario, conquistar su corazón y alcanzar el objetivo que se haya marcado. Porque este es un negocio de escala. Sino, el mantenimiento y las actualizaciones se comerán los beneficios tan rápido como ‘un bizcocho a la puerta de un colegio’.

APPtualiza tu Negocio

Lo que es verdad es que cada vez más, el móvil está presente en nuestras vidas y eso se refleja en el uso que hacemos de las apps. Globalmente en 2016, los usuarios descargaron más de 90 mil millones de aplicaciones en la App Store de iOS y Google Play, y pasaron cerca de 900 billones de horas utilizándolas (Informe de App Annie).

Con las ‘apps corporativas’ se puede llevar a la mano del usuario el negocio. Suelen ser gratuitas y perseguir la mejora de la reputación de marca, favorecer el engagement con el cliente facilitando el contacto, incrementar la venta de productos o complementar servicios de la marca aprovechando las características del canal.

Para el caso de crear un servicio a partir de una idea, desde cero, el proceso no es trivial. La definición clara del objetivo, del producto/servicio, el segmento de usuarios a los que se dirige y la manera de monetizar la app son clave. Luego, seguir una metodología de desarrollo ágil que facilite la conceptualización de la idea y el proceso de desarrollo técnico, así como la elección de una herramienta de programación fácil, accesible y con output para la mayoría de las plataformas actuales (iOs, Android y Blackberry, …) completa los requerimientos. ¡Ah!, como hemos comentado antes, se necesitará también un buen plan de marketing con su consiguiente presupuesto y la incorporación de las normativas legales y ‘compliance’ de cada sector y estado según el alcance de la aplicación.

Los objetivos que puede perseguir una empresa a la hora de desarrollar una app son muchos y para ‘monetizarlos’, hay distintos modelos de negocio, como por ejemplo:

  • Publicitario. La descarga y uso de la app no tiene coste y los ingresos vienen por la inserción de banners publicitarios insertados en sus pantallas. Este modelo puede evolucionar a pago por uso, dando la posibilidad al usuario de eliminar la publicidad y conseguir una mejor experiencia de usuario con el pago de una cuota. Se puede maximizar aún más en las aplicaciones con grandes audiencias, como Facebook o Instagram, con productos publicitarios específicos que constituyen una línea de negocio en sí misma.
  • Afiliación. Siguiendo el esquema del modelo publicitario, la publicidad puede ser de otra aplicación de terceros por la que se cobre la descarga del usuario desde nuestra app.
  • Upgrade. La descarga inicial es gratuita pero limitada a una funcionalidad básica. Si el usuario quiere disponer de mejoras o funcionalidad avanzada debe abonar la cuota correspondiente.
  • Información. Los usuarios acceden al uso de la app libremente a cambio de permitir el uso de sus datos para acciones de marketing de la marca o terceros.
  • Suscripción. Los usuarios pagan una cuota en función del uso que hacen de la app. Por ejemplo, contenidos como revistas, almacenamiento en la nube, etc.
  • mCommerce. Montar una tienda online puede ser una oportunidad estupenda viendo que cada vez más los usuarios realizan sus compras desde los dispositivos móviles. La aplicación se rentabilizaría dentro del modelo de venta online.
  • Complementando servicios. Se pueden ampliar los servicios habituales de la marca ofreciendo nuevos que el cliente pueda gestionar desde su Smartphone.

Aquí es donde está la creatividad, conseguir implementar una aplicación basándose en un modelo de negocio o un ‘mix’ de ellos que haga rentable la iniciativa y sea de plena satisfacción del usuario. Porque por muy originales que seamos, si finalmente la app no tiene utilidad y una usabilidad adecuada, no se conseguirán los propósitos de negocio.

Muchas apps no han alcanzado el éxito esperado por no conseguir una experiencia de usuario adecuado al medio. Un mal diseño que obligue a realizar gestos poco intuitivos o una organización de los elementos que haga difícil su manejo, y el aprendizaje y memorización del uso, puede tirar al traste toda la inversión. El usuario utiliza aquellas aplicaciones que, en primer lugar, sirven para el propósito para el que fueron diseñadas, lo hacen rápidamente y sin necesidad de grandes conocimientos para el uso. Efectividad, eficiencia, facilidad de aprendizaje y memorización, accesibilidad, portabilidad, seguridad y por supuesto contenido y contexto, son puntos básicos del diseño de la usabilidad de una app.

Tenemos los mimbres, pero no son fáciles de encajar. Lo que está claro es que cada vez más las empresas incorporan las aplicaciones móviles a su oferta de contacto, como una extensión de su negocio digital o como base de su negocio. Gartner predice que 268 billones de descargas en el móvil generarán 77 mil millones de dólares de ingresos en apps móviles en 2017. Es una oportunidad real, con un importante peso de la creatividad para destacar y conquistar al usuario, y rigurosamente compleja de ejecutar para conseguir el éxito.

Susana Cavero. Socia Directora de Two Quality.

Artículo publicado en el Nª6 (Verano 2017) de la revista ETC  www.etc.xxx

ETC 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *